• de Lun a Vie de 9 a 17 hs
  • |
  • ciberseguridad@ba-csirt.gob.ar

FECHA DE PUBLICACIÓN

17

03

17

BOLETÍN

N° 10

CLASIFICACIÓN

PADRES Y DOCENTES

_
Descargas seguras:
cómo bajar contenidos sin riesgos

En la actualidad, gracias a las ventajas y comodidades que nos ofrece Internet, es muy común buscar y descargar o enviar y recibir archivos, programas o aplicaciones a través de la red. Esa posibilidad que por un lado nos facilita tanto las tareas diarias, por otro, nos expone a un gran número de riesgos de seguridad asociados con la descarga de los mismos. Por lo cual, es sumamente importante conocer cuáles son dichos riesgos y de qué modo evitarlos. Todo eso es lo que te contaremos en este boletín.


Primero lo primero: ¿a qué nos arriesgamos cuando descargamos algo de Internet, sea un archivo (de texto, fotos, videos, música, etc.), un programa o una aplicación?


Bien, esta pregunta es fundamental, ya que el hecho de hacérnosla implica que tenemos conciencia, aunque sea a grandes rasgos, acerca de que en Internet no todo es “color de rosa”. Así como hay información y recursos altamente valiosos, también cohabitan elementos no tan buenos, como malware (programas maliciosos) con diferentes finalidades según el objetivo de la persona que los esté diseminando y oportunistas al acecho de todo tipo de información que pueda resultarles útil de robar.


Si bien Internet nos ofrece grandes ventajas en lo que respecta al manejo de información, tal característica nos expone a un gran número de riesgos asociados con la descarga de contenidos.


En concreto, los principales riesgos de descargar material desde Internet son:

  • Ser víctima de alguna infección por malware; lo cual podría traer diferentes consecuencias según el malware del que se trate. Por ejemplo: el dispositivo podría ser incorporado a una botnet (red de computadoras infectadas a merced de un atacante) o, a partir del programa instalado, filtrar la información que el usuario guardase en el mismo, e incluso, proceder al secuestro y consecuente pedido de rescate de dicha información –práctica conocida como ransomware-, entre otros efectos posibles no menos problemáticos.
  • Que se instalen, adicionalmente, otros programas o aplicaciones no deseadas, las cuales podrían resultar molestas y hasta afectar el rendimiento del dispositivo en cuestión.
  • Que al momento de la descarga se logren extraer datos personales del usuario y, por medio de instrucciones confusas, se lo lleve a contratar servicios o comprar productos no deseados.
  • Que el usuario se vea expuesto a enfrentar problemas legales a causa de instalar aplicaciones o programas de forma ilícita.

Para poder evitar cualquiera de los problemas que acabamos de detallar, desde BA-CSIRT te sugerimos que tomes en cuenta y apliques los siguientes consejos y medidas de seguridad. Recordá que son las buenas prácticas las únicas herramientas confiables que siempre tendremos a la mano, más allá de cualquier otra cosa.


A la hora de cuidar nuestra seguridad en Internet, las herramientas con las que siempre podremos contar serán las buenas prácticas que hayamos incorporado en materia de seguridad.


  • Tené instalado un programa antivirus en todos los dispositivos que utilices con Internet y verificá que el mismo siempre esté funcionando cuando vayas a realizar una descarga.
  • Nunca descargues archivos adjuntos de remitentes desconocidos o inesperados. Ante la duda, siempre es mejor eliminarlos directamente, pero si no estuvieras del todo seguro de que se tratase de alguien desconocido o malintencionado, antes de proceder a la descarga tratá de comunicarte con el remitente para identificarlo y consultarle qué es aquello que te envió.
  • Desactivá la configuración de descarga automática de adjuntos, en caso de que estuviera habilitada.
  • Para lo que respecta a aplicaciones y programas, descargá contenidos sólo de páginas y tiendas oficiales.
  • Nunca intentes descargar archivos o programas haciendo clic en popups (ventanas emergentes) o enlaces sugeridos, sobre todo si los encontraste en algún foro o sitio por el estilo. En todo caso, ingresá a la web del autor o fabricante y una vez allí buscá lo que necesitabas.
  • No confíes en descargas gratuitas de materiales que, te consta, son pagos. Lo más probable es que se trate de una trampa.
  • No utilices programas de descargas compartidas, ya que son altamente riesgosos debido a que, por el modo en el que se comparte la información a través de ellos (en informática se los denomina redes peer-to-peer o “P2P”, de forma abreviada), no aplican filtros de ningún tipo, lo cual los vuelve la herramienta ideal para todo aquel con intenciones de diseminar programas dañinos en Internet.
Tu opinión nos ayuda a seguir creciendo. ¿Querés descargar el boletín en PDF?

Seleccioná la cantidad de estrellas que consideres para habilitar el botón de descarga.