• +54 (011) 4323-9362
  • |
  • de Lun a Vie de 9 a 17 hs
  • |
  • ciberseguridad@ba-csirt.gob.ar

FECHA DE PUBLICACIÓN

21

09

17

BOLETÍN

N° 23

CLASIFICACIÓN

ADOLESCENTES

_
Ciudades Inteligentes:
¿de qué se trata el concepto?

En la actualidad, es muy frecuente escuchar palabras que ya conocíamos asociadas al término “Smart”, formando un nuevo concepto. Un ejemplo clásico es el de “smartphone”. A estas alturas, dada la gran popularidad de tales dispositivos, prácticamente todo el mundo sabe qué es un smartphone y para qué sirve, de forma natural. Sin embargo, en principio existieron los teléfonos celulares, que satisfacían la necesidad de estar comunicados en los momentos en que las personas se encontraban en la calle, y luego, a partir de la incorporación de Internet a los mismos, su uso cambió completamente. Hoy por hoy, los smartphone son mucho más que meras herramientas para estar en contacto telefónico; actualmente cumplen la función de una computadora, prácticamente. Es decir, desde que los teléfonos móviles se volvieron “smart” (inteligentes), se convirtieron en nuevos dispositivos; en elementos útiles para trabajar, realizar transacciones, estudiar, entretenerse, etc.


Las ciudades inteligantes buscan satisfacer las necesidades de las generaciones actuales y futuras respecto a la economía y los aspectos sociales y ambientales.


Esta misma idea gira en torno a todos aquellos elementos los cuales, gracias a la alta tecnologización de la época en que vivimos, fueron modificados o actualizados en función de las nuevas necesidades, a través de la implementación de los nuevos recursos disponibles en materia de tecnología. En este contexto se ubica la idea de “ciudades inteligentes”.

Entonces, ¿qué son las “ciudades inteligentes” o “Smart Cities”?


Z

De acuerdo con la definición brindada por el Ministerio de Modernización de la Nación -a cargo del proyecto de “Ciudades Inteligentes”-, “una ciudad inteligente y sustentable es una ciudad innovadora que usa la información, las tecnologías de la comunicación y otros medios para mejorar la calidad de vida, la eficiencia de los servicios y la competitividad.

A su vez, las ciudades inteligentes buscan satisfacer las necesidades de las generaciones actuales y futuras respecto a la economía y los aspectos sociales y ambientales.

Pensar las ciudades con una visión global, inclusiva, eficiente y sustentable implica:


  • Planificar el tendido de la infraestructura, su ordenamiento territorial y financiamiento.
  • Tener una estrategia integral sobre la comunicación de los servicios.
  • Dinamizar la economía, facilitando el acceso al capital humano y a otros insumos y productos.
  • Preocuparse por el medio ambiente, la cultura y la participación.
  • Resolver los problemas de forma innovadora, transformando las dificultades en oportunidades.
  • Anticipar y superar las expectativas de sus habitantes y usuarios.[1]

Como vemos, la idea de ciudades inteligentes revoluciona la noción misma de “ciudad”, dado que implica a todos los actores y actividades que se realizan dentro de la misma. Es decir, repercute, por ejemplo, en el modo en que se planifica y organiza el transporte, la educación, la salud y la participación de las personas. En tal sentido, constituye un nuevo paradigma de acción y, así como propone nuevas formas de resolver problemas, trae consigo nuevos desafíos en muchos sentidos, entre ellos, a nivel de seguridad de la información dado que, al digitalizarse los servicios, los datos pasan a estar en servidores virtuales conectados a Internet. Eso significa que la utilización de alguna vulnerabilidad de los sistemas informáticos involucrados en el tratamiento de los datos o cualquier otro riesgo del campo digital, podría: desde afectar directamente a un gran número de personas al mismo tiempo, hasta generar complicaciones políticas a nivel internacional.


Z

En relación a ello, aparecen los debates en torno a las cuestiones de privacidad y disponibilidad de información. Tal como explica la Electronic Frontier Foundation (EFF), una organización con sede en EE.UU. dedicada a la defensa de los derechos fundamentales en entornos digitales, “los proyectos de ciudades inteligentes tienen el riesgo inherente de ser transformados lentamente en programas de vigilancia. Por ejemplo, las cámaras instaladas con la idea benevolente de monitorear el tráfico, pueden ser usadas para rastrear quiénes hacen parte de una protesta”. De acuerdo con la EFF, es necesario instaurar políticas claras de manejo de los datos que recolectan estos sistemas: ¿qué entidades tienen acceso a ellos?, ¿bajo qué salvaguardas?, ¿cómo pueden acceder a esta información los organismos de seguridad? [2]


En vistas del inminente avance tecnológico que afecta cada día más aspectos de la vida, es nuestra responsabilidad como usuarios de estar informados y velar por la seguridad de nuestros datos.


Es evidente que, considerando el ritmo con el que la tecnología viene avanzando y las nuevas tendencias, la realidad de las ciudades y países cada vez más inteligentes, es inminente. Por lo cual, es nuestro desafío como usuarios y ciudadanos de la “aldea global”, interiorizarnos, estar al tanto e involucrarnos desde el lugar que ocupemos, de las novedades en materia digital y del alcance que las mismas tendrán en nuestra vida para, de ese modo, poder estar prevenidos y correctamente resguardados; de modo que los avances tecnológicos representen una ayuda para llevar adelante las actividades cotidianas y no un potencial problema.

Tu opinión nos ayuda a seguir creciendo. ¿Querés descargar el boletín en PDF?

Seleccioná la cantidad de estrellas que consideres para habilitar el botón de descarga.